¿Has escuchado hablar sobre los taninos del vino? ¿Sabes que son y cómo afectan al sabor del vino o cómo identificarlos? Este compuesto del que quizás no hayas escuchado mucho hablar, afecta de manera significativa en la sensación que un vino deja en la boca.

Te contamos mucho más aquí. ¡Sigue leyendo!

¿Sabes qué son los taninos del vino?

Los taninos son compuestos químicos naturales presentes en el vino que le aportan su sabor astringente y amargo. Provienen de la familia de los polifenoles, compuesto vegetal antioxidante que puedes encontrar en la piel de muchas frutas y que además ayuda a protegerlas de los rayos UV. Este antioxidante está presente en muchos alimentos como el café, la manzana, las espinacas o la granada dejan esa sensación de sequedad y aspereza.

Volviendo a los taninos y teniendo en cuenta lo anterior, estos compuestos se encuentran principalmente en la piel, las semillas y las ramas de la uva, y también en menor medida en el hollejo del fruto. Además, los vinos tintos suelen tener más taninos que los vinos blancos, ya que estos se encuentran principalmente en las pieles de las uvas tintas.

Algo que debes saber es que los vinos con más taninos suelen tener una sensación más seca y astringente en la boca, mientras que los vinos con menos suelen ser más suaves y fáciles de beber. Además, algunos expertos sugieren que los elagitaninos abundantes de madera de roble pueden aumentar la astringencia y el amargor de los vinos madurados en barricas de roble, como nuestros vinos Miguel Domecq.

Existen varios tipos de taninos del vino

Existen diferentes tipos de taninos del vino, y cada uno de ellos aporta características muy distintas. Los taninos de uva tienen un sabor más astringente y amargo que los taninos de roble, mientras que los estos aportan notas de vainilla y caramelo al vino.

Tipos de taninos

Este compuesto químico también varía dependiendo del tipo de roble utilizado para elaborar el vino, ya que las barricas de roble americano aportan un sabor más dulce y suave que las barricas de roble francés.

En el momento de catar un vino, puedes distinguir entre:

  • Taninos secos: dejan la boca especialmente seca y puede ser costoso recuperar la salivación normal. Normalmente es un indicador de una maceración excesiva de la uva o que se han usado barricas muy antiguas.
  • Taninos sedosos: dejan una sensación de jugosidad en el paladar, significa que los taninos han sido bien formados.
  • Taninos dulces: son más aterciopelados y la sensación de sequedad es muy leve. En este punto, se encuentra en el momento óptimo para ser consumido aunque no evolucionará más.

Propiedades de los taninos del vino

Este compuesto químico natural posee multitud de propiedades, en primer lugar para las propias plantas. Protegen a estas de bacterias y hongos, evitando que los árboles se pudran cuando hay fuertes tormentas y humedad, también en las plantas acuáticas.

Para el ser humano, los taninos del vino también poseen numerosos beneficios, siempre y cuando el consumo sea moderado, ya que poseen un gran efecto antioxidante para el organismo.

Beneficios para la salud

Como decimos, los taninos del vino son muy beneficiosos para la salud. Podríamos enumerar una amplia lista de propiedades, pero te dejamos aquí las más interesantes y sorprendentes:

  • Favorecen la coagulación de las heridas por lo que ayudan a curar y cicatrizar las heridas.
  • Tiene propiedades astringentes y antiinflamatorias debido a los compuestos fenólicos que posee. Por ello, pueden ayudar a combatir la gastroenteritis y diarrea.
  • Sus propiedades antibacterianas, convirtiéndose en un antiséptico local muy efectivo para llagas, por ejemplo.
Beneficios de los taninos para la salud
  • El poder antioxidante de los taninos del vino ayuda a reducir el riesgo de padecer enfermedades degenerativas.
  • Ayuda a frenar el envejecimiento.
  • Pueden prevenir altos niveles de colesterol por su efecto cardiosaludable.

Favorecen el envejecimiento del vino tinto

Así es. Los taninos favorecen el envejecimiento del vino tinto ya que ayuda a prevenir su oxidación. Por ello, suponen un papel fundamental en este proceso.

Al igual que en otros alimentos, este compuesto también tienen un efecto sobre el cuerpo y la textura del vino. La cantidad de taninos presentes en el vino depende de varios factores, como el tipo de uva utilizada, el clima y las condiciones del suelo donde se cultiva la uva, y las técnicas de elaboración utilizadas, ya que los taninos se disuelven en el vino cuando este se almacena en las barricas de madera.

Para conseguir que el vino envejezca de forma adecuada durante décadas entran en juego los taninos sedosos. Sólo este es capaz de suavizarse con el tiempo y convertirse en un sabor aterciopelado.

¿Cómo identificar los taninos del vino?

Para identificar los taninos del vino tienes que seguir unos pasos muy sencillos:

  1. Da un trago pequeño a la copa de vino.
  2. Mantén el vino en la boca unos 15 segundos aproximadamente.
  3. Luego, enjuágate la boca con ese mismo vino, o bien, deja entrar un poco de aire para potenciar la sensación de los taninos. Así podrás experimentar la sensación tánica del vino en la lengua, palabras y encías.

De esta manera podrás detectar si el vino tiene pocos o muchos taninos, además del tipo de tanino que tiene ese vino en concreto.

Aprende a identificar los taninos en Bodega Miguel Domecq

En nuestra Bodega Miguel Domecq puedes conocer los vinos tranquilos de la Tierra de Cádiz y aprender a identificar los taninos del vino, así como muchos otros matices durante una visita con cata a la bodega.

Sin duda, es una de las mejores bodegas para visitar en el Marco de Jerez y aprender más sobre la cata de vinos, debido a la amplia experiencia que hemos adquirido tras muchos años elaborando vinos tranquilos. Además, se encuentra situada en un lugar espectacular, único de la provincia de Cádiz.

¿A qué esperas para visitarnos? ¡Haz tu reserva hoy!