Conocer los tipos de copas de vino y uso es algo clave para degustar un vino correctamente. En este proceso hay que involucrar todos los sentidos. Y es que no interviene únicamente el gusto, también juegan un importante papel la vista y el olfato.

Servir un mismo vino en dos copas diferentes puede hacer que cambie significativamente su aroma o buqué. Es por eso que existen distintos tipos de copas de vino, ideadas para ensalzar y favorecer sus peculiaridades. ¡Conócelas aquí

¿Cómo debe ser una buena copa de vino?

Como ya sabrás, cada vino debe tomarse en la copa correcta que acompañe adecuadamente a las características únicas y especiales de ese tipo de vino. Aún así, todas mantienen rasgos comunes entre los tipos de copas según el vino.

Por un lado, las copas de vino deben ser de cristal transparente, liso e incoloro. Esto es así para que podamos apreciar la tonalidad y el espesor del verdadero protagonista, el vino. También podremos detectar si contiene algún tipo de impureza Además, el cristal de estas copas es especialmente fino también por esta misma razón, aunque eso conlleva que sean un poco más delicadas. La recomendación óptima es que tenga un grosor de un milímetro.

Cómo debe ser una buena copa de vino
Otra característica esencial es que las copas de vino cuentan con un tallo que permite sujetar sin necesidad de tocar el cáliz, de manera que no alteremos la temperatura del vino y se pueda mantener el aroma y el sabor adecuados. Es muy importante que el peso sea ligero, de forma que permita oxigenar correctamente el vino durante la cata mediante suaves movimientos.

Diferentes tipos de copas de vino

Ya sabes que las copas para beber vino son especialmente finas, pero también muy elegantes y sofisticadas. Ya hemos mencionado algunas características de las copas de vino, pero existen otros aspectos diferenciales que varían en función del tipo de vino que se vaya a consumir. Cuando vayas a servir una copa de vino, atiende a las siguientes dos características principales:
  • Forma y diámetro: es importante que la copa tenga una forma convexa para que el vino se pueda beber fácilmente.¿Por qué? Porque el vino se queda reposando en la copa mientras se toma y es necesario que entre la cantidad correcta y justa de oxígeno que ayude a potenciar los aromas de forma óptima. Así, el sabor de la superficie será más suave, mientras que el final de la copa tendrá un sabor más intenso.
  • Tamaño: esta característica es determinante para la intensidad y la longevidad del vino en cuestión. En caso de que se vaya a servir un vino joven, como Entrechuelos Roble, lo aconsejable es servirla en una copa pequeña. Por el contrario, si se trata de un vino envejecido, como Entrechuelos Tercer Año, es necesario servirlo en una copa más grande para que oxigene mejor, y por lo tanto, emita más aromas.

Tipos de copas para vino blanco

Copa tulipán para vino blanco
Los tipos de copas para vino blanco son de menor tamaño y más rectas que las de vino tinto. Además,las clásicas tienen un cáliz en forma de U. Todo esto es así con el objetivo de mantener la temperatura del vino más fresca para que puedan apreciarse sus aromas y cualidades. Existen dos copas de vino blanco principales:
  • Copa Chardonnay: cuya forma es redonda para facilitar la salida de aromas varietales. Es, por tanto, la copa perfecta para servir nuestro Entrechuelos Chardonnay.
  • Copa tulipán: diseñada para ayudar a resaltar los aromas afrutados. Tiene un menor tamaño, para facilitar su manipulación; y un tallo más alargado para evitar que la copa se saque con la mano.

Tipos de copas para vino tinto

Como ya se ha mencionado, los tipos de copas de vino tinto son más grandes. Esto es así para posibilitar que la nariz se sumerja en el tazón. Y es que el vino tinto suele ser más intenso y aromático, por lo que requiere de copas más grandes que permita una fusión completa con el oxígeno. Existen varios subtipos, estas son algunas:
  • Copa burdeos: diseñada para vinos tintos con más cuerpo, como por ejemplo el merlot. Permite maximizar su sabor ya que lo dirige directamente hacia la parte posterior de la boca. También puede usarse para servir cabernet sauvignon.
  • Copa borgoña: su forma de balón beneficia el desprendimiento de los aromas. Es una copa peculiar, ya que se fabrica con una única pieza de plomo que permite que el vino respire.
  • Copa cabernet sauvignon: muy fácil de manipular, por lo que ayuda a disfrutar de sus aromas y sabores porque suaviza los bordes ásperos.

Tipos de copas para vino rosado

El vino rosado es muy especial, alegre y estacional. Muy consumido sobre todo en época de primavera por su aroma afrutado. Para degustar y dinamizar todo su potencial existe la copa rosé de labio acampanado, muy recomendado para los vinos rosados jóvenes. Su tallo es largo y su cáliz tiene forma de U que se va acampanando hacia la boca de la copa. Gracias a ello, el vino se toca primero con la punta de la lengua y fluye idealmente en la boca.
Copa para vino rosado
Otras copas que también se recomiendan para este tipo de vino son las de forma romboidal o las copas de vino blanco, con son vinos rosados envejecidos.

Tipo de copa para vinos tranquilos

En los vinos tranquilos, las forma y las dimensiones de la copa influyen mucho en la concentración de elementos olorosos en la zona vacía. Es importante diferenciar las copas en función de si es para cata profesional o para mesa.

La copa debe ser cómoda para manejar y agradable al contacto de los labios con el borde superior. No se debe llenar completamente, para que la sustancias volátiles permanezcan en el espacio libre. Para una cata, se recomienda llenarla con 50ml de vino.

Descubre más sobre el mundo del vino en Bodega Miguel Domecq

Si tú también eres un amante del mundo del vino, en nuestro Cortijo de Torrecera, un escenario único a 12 minutos de Jerez, ofrecemos visitas guiadas donde poder disfrutar de una experiencia completamente única y original. La Bodega Miguel Domecq está situada en un marco idílico y rodeado de viñedos.
Además, nuestra bodega es una de las mejores para visitar de la provincia, donde también puedes disfrutar de una cata de vinos de la Tierra de Cádiz. La tradición familiar y la larga experiencia en la elaboración de vinos tranquilos convierten nuestras visitas en una experiencia exclusiva que te traslada a los orígenes del vino.