Maridar con vino blanco Entrechuelos Chardonnay es una experiencia que no debes perderte si eres de los que le encanta la comida y siempre busca llegar un paso más allá en sus vivencias gastronómicas.

Como todos sabemos, el maridaje comenzó con la búsqueda de la combinación perfecta entre el vino y los alimentos. Su finalidad es poder potenciar los sabores de los mejores platos gracias al vino. Realmente esto es un arte moderno que se practica con intención de crear nuevas sensaciones a los comensales.

El Entrechuelos Chardonnay es el vino perfecto para acompañar muchos platos. Se tiende a pensar que un plato que hemos comido muchas veces ya no puede aportarnos nada nuevo. En realidad la función del acompañamiento del vino es sorprendernos una vez más y hacernos ver la gastronomía y el vino desde otro prisma.

¿Con qué se toma normalmente el vino blanco?

La cultura del vino conoce muchas variedades de vino blanco. Podemos encontrar aromas, sabores e incluso en ocasiones texturas diferentes entre sí, pero todos son exquisitos. Lo mejor de un vino blanco es que es ideal tanto para beberlo solo como acompañado. Suele ser afrutado y suave por lo que es la opción perfecta para quien se está iniciando en este mundo.
Con que se toma el vino blanco
No obstante, aunque siempre se recomienda empezar por probar los vinos blancos porque suelen ser más suaves, no quiere decir que sean vinos de menor calidad o para un público menos exigente. Al contrario de esta idea, podemos encontrar vinos blancos de muy buena calidad, como por ejemplo nuestro Entrechuelos Chardonnay, que es el perfecto acompañante de una comida deliciosa.
Esta variedad de vino marida bien con muchos tipos de alimentos y platos. Es comúnmente conocido eso de que un vino blanco se sugiere tomar con pescado y un vino tinto se toma con carne. Esta idea, aunque está extendida, es bastante básica y no permite al comensal jugar con las combinaciones de alimentos y probar nuevas formas de potenciar los sabores.

Las cocinas más innovadoras han ido un paso más allá, e indagando en los tipos de vino que podemos encontrar, y diferenciando entre muchas de las clases que existen, han maridado tipos de toda clase con vinos diferentes.

Platos para acompañar con vino blanco

Cuando pensamos en platos para acompañar con vino blanco, son muchas las elaboraciones que se nos vienen a la cabeza como primera idea. Como mencionamos más arriba, los platos de pescados son un clásico para acompañar de un buen vino blanco. Es la opción segura, que nunca falla y que da al pescado ese toque delicado que nos encanta sentir cuando lo comemos.

Entonces, podríamos decir que principalmente los alimentos con los que mejor combinan los vinos blancos son los mariscos y pescados. No obstante, si se elige el adecuado, un vino blanco puede maridar muy bien con carnes blancas, también. La clave está, por supuesto, en elegir un buen vino pero además en saber que tipo de carne queremos acompañar y que elaboración va a llevar esa carne.

Platos para acompañar con vino blanco
Esto último es bastante importante ya que no solo podemos potenciar el sabor de un plato conociendo la materia prima principal. Además, es interesante tener en cuenta qué ingredientes lleva la salsa o el relleno. Cada ingrediente tiene la función de darle sabor a la elaboración en cuestión, por lo que maridar con un buen vino blanco es fundamental para terminar de potenciar los sabores al máximo.

Por último, con el auge de la comida asiática han llegado hasta nosotros los sabores más exóticos. Esto nos ha permitido conocer muchas elaboraciones y platos nuevos que han traído sabores totalmente inexplorados a nuestra cocina. Estos platos acompañados de vino blanco han resultado ser un descubrimiento en nuestra gastronomía que ahora no podemos ignorar.

Mariscos y pescados

Como bien decíamos, los mariscos y pescados han sido el acompañamiento ideal del vino blanco por excelencia. Esto no significa que sean una mala opción para otras comidas, sino que de toda la variedad de pescados y mariscos que existen, combinados con todo tipo de elaboraciones y salsas, el vino blanco sin duda siempre ha sido el mejor acompañamiento que podía tener.

El vino blanco, al ser más suave, no resta sabor al pescado pero contrarresta la grasa que éste le aporta. Por eso hacen un dúo fantástico. Cuanta más grasa tenga el pescado más posibilidades de maridaje encontraremos. Por otro lado, los mariscos, crustáceos y moluscos casan mejor con el vino blanco debido a las elaboraciones sencillas que presentan.

Pescado y marisco con vino blanco

Carnes

Cuando pensamos en vino para acompañar carnes, solemos dar por sentado que hablamos de vino tinto. La realidad es que al tener en cuenta sólo esa opción nos estamos perdiendo un mundo de infinitas de posibilidades de maridaje entre vino blanco y carne.

La versatilidad que presentan los vinos blancos como el Entrechuelos Chardonnay son infinitas. Es por eso que el maridaje de este vino blanco con elaboraciones de carne, se hace exquisito.

Comida asiática

A la hora de comer comida asiática se nos hace más difícil saber qué podemos beber para acompañarla debido a que no estamos acostumbrados a ella. Maridar la comida asiática con vino blanco es una experiencia única al igual que deliciosa.

Los sabores asiáticos combinan perfectamente con los sabores afrutados y más delicados de vinos blancos como el Entrechuelos Chardonnay.

Comida asiática con vino blanco

Nuestro Entrechuelos Chardonnay para maridar con platos exquisitos

Después de conocer un poco más sobre cocina, sin lugar a dudas, la opción perfecta es nuestro Entrechuelos Chardonnay para maridar con platos exquisitos. Se trata de un vino exclusivo con aromas cítricos y suave que procede de nuestro viñedo en el Cortijo de Torrecera (Jerez de la Frontera – Cádiz).
Si quieres adentrarte en el mundo del maridaje de vinos blancos, nuestro vino blanco Entrechuelos Chardonnay es la mejor opción para comenzar. Su sabor único hará que empieces a educar el paladar para apreciar todos los matices que presenta y todo el potencial que se le puede sacar al maridar correctamente.

Además, la versatilidad que presenta hará que puedas elegir entre platos de cualquier tipo para maridar. Por lo que será más fácil para ti ir descubriendo las nuevas sensaciones del ámbito del vino.